La Casa de los Insecticidas La Casa de los Insecticidas

Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA Lun a Vier 9.30 a 18.30hs


Suc. Palermo: ventas@casadeinsecticidas.com.ar 4776-4978
Suc. Centro: info@casadeinsecticidas.com.ar 4373-0082

Ultimas novedades

Por qué hay gente a la que se la comen viva los mosquitos

Si los mosquitos se pegan un festín cada vez que visitan tu cuarto, te encantará leer esto.

Ver más

Nueva línea de insecticidas en aerosol de Binka para uso profesional.

Binka presentó una nueva línea de aerosoles para uso profesional. Las empresas de control de plagas tienen una potente y necesaria herramienta que cubre un bache enorme en este sector.  Ver más
El destacado

Chinches, de la cama al living. Interesante artículo sobre chinches de cama.

La chinche de cama, Cimex lectularius, es un insecto perteneciente a la familia Cimicidae del orden Hemípteros. Durante 1920 hasta 1950 ha epresentado una de las plagas de mayor relevancia. La guerra, en primer lugar, y las migraciones, favorecieron su diseminación por los cinco continentes.

Ver más
Su reparación!

2010-10-30
Chinche de cama (Cimex lectularius)

Cimex lectularius, la chinche de cama o común, es un parásito hematófago y nocturno del hombre. Otros huéspedes para este hemíptero son las gallinas, los murciélagos y algunos animales domésticos. La chinche de cama se alimenta picando a su huésped mediante un aguijón hueco presente en su mandíbula. La saliva inyectada con la picadura puede producir una reacción urticariforme, generalmente local y sólo a veces generalizada. Esta infestación ha venido decreciendo a lo largo de la segunda mitad del presente siglo, coincidiendo con la mejoría generalizada de la higiene doméstica y personal. Hoy es un verdadero problema para los especialistas en control de plagas.

Cimex lectularius, la chinche de cama común, es un parásito hematófago y nocturno del hombre. Otros huéspedes para este hemíptero son las gallinas, los murciélagos y algunos animales domésticos. La chinche de cama se alimenta picando a su huésped mediante un aguijón hueco presente en su mandíbula. La saliva inyectada con la picadura puede producir una reacción urticariforme, generalmente local y sólo a veces generalizada. Esta infestación ha venido decreciendo a lo largo de la segunda mitad del presente siglo, coincidiendo con la mejoría generalizada de la higiene doméstica y personal.



Figura 1. Chinche de cama (Cimex letularius). Su color ha sido descrito como herrumbroso o de caoba. Su cuerpo está cubierto con pelos microscópicos que le proporcionan un aspecto de bandas cuando está lleno, al hacerse evidentes las zonas alopécicas (zonas conjuntivas que unen los segmentos). Sus antenas están conformadas por cuatro segmentos que radican entre sus dos ojos compuestos (que no se aprecian bien en la imagen). Poseen un pico o proboscis situado por debajo de la cabeza que pasa hacia atrás entre la raíz de sus patas delanteras. 
La chinche de cama, Cimex lectularius, es un hemíptero que pertenece a la familia Cimicidae. El nombre de Cimex deriva del vocablo latino que nombraba a este insecto. El individuo adulto tiene una coloración marrón, una morfología aplanada y oval, no posee alas y mide unos 4 o 5 mm en situación de ayuno. Los insectos que parasitan por vez primera tienen un color tostado y son algo translúcidos. Tras alimentarse de sangre, su cuerpo se abomba y su color pasa a ser rojo mate o marrón oscuro.

Existen tres especies de chinches que frecuentemente afectan al ser humano. La Cimex lectularius, que es la más frecuente, puede también parasitar otros huéspedes, como murciélagos, gallinas y otros animales domésticos. La Cimex hemipterus se encuentra aparentemente confinada en zonas tropicales (incluyendo el estado de Florida, en los EE.UU.), y también puede afectar a gallinas y murciélagos. La Leptocimex boueti infesta a los hombres y murciélagos en África Occidental. Las chinches se ocultan en la ropa de la cama, colchones, somieres, cabezales, grietas y fisuras de los edificios y bajo el papel de las paredes. Se vuelven activos durante la noche, accediendo al huésped para alimentarse de su sangre durante unos 5 minutos, tras los cuales regresan a su escondrijo. Tienden a congregarse entre ellas, y normalmente se encuentran entremezcladas con sus deyecciones y huevos, con un característico olor dulzón que es muy desagradable cuando existen infestaciones masivas. La infestación por chinches de cama se diagnostica mediante la identificación del insecto presente en el domicilio del paciente.

Las chinches de la cama dependen de la sangre para nutrirse adecuadamente. Su ingesta tiene lugar durante cada uno de los 5 estados de ninfa previos a su muda de piel y antes de cada puesta de huevos. Las chinches de cama parecen localizar al huésped detectando su calor y el dióxido de carbono. La chinche se adhiere a la piel con su mandíbula de dientes de sierra y la penetra con sus dos aguijones huecos que no son más que mandíbulas modificadas. Uno de los aguijones inyecta la saliva que contiene un anticoagulante (un inhibidor de la conversión del factor X al factor Xa) y el otro lo emplea para extraer la sangre del huésped. Se cree que la picadura en si es indolora, pero el depósito de saliva sobre la piel abrasionada induce la aparición de lesiones urticariformes localizadas. Las zonas del cuerpo más frecuentemente involucradas incluyen los brazos y los hombros. Se cree que múltiples picaduras pueden inducir una urticaria generalizada.

A pesar de que no han sido implicadas en la transmisión de ninguna enfermedad, se ha demostrado que las chinches de cama portan los organismos causales de la peste, fiebre recurrente, tularemia, fiebre Q y hepatitis B. La transmisión de la hepatitis es teóricamente posible por la contaminación procedente del aplastamiento del insecto o de sus heces infectadas o por la regurgitación durante la picadura. En los murciélagos se ha comprobado la transmisión de tripanosomas.

Estas infestaciones han venido haciéndose menos importantes a lo largo de la segunda mitad de este siglo, coincidiendo con la mejoría generalizada del nivel higiénico de los hogares y de las personas y el empleo de insecticidas eficaces. Se ha detectado la existencia de resistencias a los insecticidas, con variaciones regionales. El control de plagas se logra mediante el lavado de la ropa de la cama, de los colchones y de las almohadas. Un insecticida es entonces aplicado en el resto de la estructura de la cama y en hendiduras próximas a puertas, ventanas y rodapiés.


El control de chinches de cama en hoteles de Capital Federal.




Casa Central: Tte. Gral. J. D. Perón 1519 - CABA
Sucursal Palermo: Borges 2422 - CABA
Lun a Vier 9.30 a 18.30hs